Rayados en la Copa MX: Correr siempre… pelear todo.

Por: César Casillas

Twitter: @cesarcasillas_

En medio de la frustración, las finales perdidas y la incertidumbre; hay una cosa que no podemos dejar de reconocer a los Rayados en estos últimos tres torneos cortos: la seriedad con la que afronta todos los torneos.

Aquella Copa MX en que terminó como líder la fase regular para después ser eliminado por Chivas en semifinales, la anterior en que se coronó campeón contra Pachuca en el BBVA y esta edición en la que va invicto; todas ellas, se jugaron a tope.

Esta intensidad en competencias alternas se había perdido desde aquel tricampeonato de la Liga de campeones de CONCACAF, ganado por Víctor Manuel Vucetich.

El día de hoy, los Rayados juegan su tercer partido de Copa MX, en su fase regular, ante los Dorados de Sinaloa. Un triunfo prácticamente amarra su clasificación y lo posiciona temporalmente como líder; otorgándole la ventaja de jugar toda la segunda fase como local.

La importancia de la Copa MX

No me malentiendan, obviamente este es un “torneo molero”. Una competencia que no se compara en nivel a la Liga MX; ni siquiera a la denostada Liga de campeones de CONCACAF.

Pero, precisamente por eso, es importante ganarla. Por eso sería humillante ser eliminado.

Debemos erradicar de nuestra mente esa cultura mediocre de medir nuestros esfuerzos en base a la recompensa… Debemos correr siempre, pelear siempre, jugar a tope TODAS las batallas.

Eso nos tendrá que llevar al éxito a corto, mediano o largo plazo.

También en la tribuna debemos darlo todo. Una muestra de ello es el Clásico Regio de ayer.

Anoche se jugó el Clásico Regio Femenil entre Tigres y Rayadas, en la cancha del Estadio Universitario, ante cerca de 10, 000 personas que alentaron todo el tiempo a sus equipos. Las chicas dieron todo en la cancha, literalmente terminaron tendidas de cansancio sobre el terreno de juego. Me encantaría ver un juego de la Liga MX varonil jugado con tal intensidad.

Dos goles en el primer tiempo le dieron el triunfo a las Rayadas; debo confesar que grite los goles con la misma fuerza que los del Rayados vs Cruz Azul del miércoles anterior.

Porque la pasión por el escudo no se debe escatimar… se debe alentar siempre, gritar todos los goles, TODO EL TIEMPO. Uno nunca sabe cuándo la vida nos quitara estos momentos.

El ingreso de Pamela Verdirame a la cancha me recordó a los Rayados de mi infancia… los de Verdirame, “Tato” Noriega, Rubén Ruiz Díaz, Richard Tavares; esos Rayados que no calificaban, no llenaban el estadio y, sin embargo, me hicieron hincha de estos gloriosos colores.

¿Por qué debería dejar de alentar hoy en día? ¿Qué clase de protesta mezquina sería esa?