Rayados en la Copa MX: En busca de una bocanada de oxigeno

Por: César Casillas
Twitter: cesarcasillas_

Las circunstancias actuales en los Rayados hacen que, en este próximo juego de octavos de final en la Copa MX, se juegue mucho más de lo que parece.

Lo que el torneo pasado pareciera una decisión sencilla, hoy día es una pregunta que estamos obligados a pensar dos veces: ¿titulares o suplentes contra Querétaro?
Rayados viene utilizando una plantilla alternativa en la Copa MX, de esta forma ganó el certamen anterior.

Pero, un fracaso este miércoles podría herir de muerte al “Proyecto Mohamed”, un
proyecto que solo se sostiene por su liderato en la tabla porcentual; aunque el ganar más puntos que nadie, en los últimos tres años, no se haya reflejado en alegrías para la afición.

¿Podrán Juan Pablo Carrizo, Lucas Albertengo, Jesús Zavala y Jorge Benítez, dar el soporte necesario a los canteranos durante este juego? ¿Son la columna vertebral que nos llevará a la siguiente fase de la Copa MX?

Esta pregunta surge a raíz de que, en cuatro días, se viene la fecha 11 de la Liga MX. Los Rayados se juegan la credibilidad ese domingo en la cancha del Santos, líder del actual torneo.

Un partido de altísimo riesgo que los obliga a presentar sus mejores armas.
¿La Pandilla tendrá la suficiente preparación física para enfrentar ambos torneos con su cuadro titular?

La infame llave que nos tocó

Y, si le queremos meter más presión, sería el mismo Santos Laguna nuestro rival en los Cuartos de final de la Copa MX; puesto que el día de ayer eliminó al Tampico Madero, ganándole por la mínima diferencia en el puerto.

Suponiendo que venzamos a Querétaro y a Santos, las probabilidades indican que nos mediríamos en semifinales contra Necaxa (ya calificado a cuartos de final) o Pumas.

Son partidos complicados para La Pandilla, dobles jornadas que pondrán a prueba el temple de los jugadores que conforman nuestro club.

La tribuna
El apoyo de la afición será importante, aunque hoy día se encuentre dividida. Estoy del lado de la hinchada que les quiere dar el beneficio de la duda, que espera saquen el carácter tanto en Copa MX como en la Liga. Al menos en mi butaca no se escucharán insultos durante los 90 minutos que gire la pelota.

Entiendo al sector de la afición que agotó su paciencia, pero no comparto sus formas de demostrarlo. Cada quien defiende su opinión. Solo les preguntaría, ¿la molestia fue por el mal juego ante Puebla o por perder la final de
diciembre? ¿Es un enojo objetivo o uno que teníamos guardado en las entrañas?… esperando a la primer oportunidad para salir.

Esa herida sigue abierta; pero la realidad es que ni los buenos resultados (cuando lleguen), ni la forma de juego más espectacular, la van a cicatrizar.

Esta herida es algo con lo que tenemos que vivir; una cruz que cargaremos hasta que se dé otra Final Regia y podamos, ahora sí, exorcizarnos el pasado para dar la vuelta con la copa en alto.