Santos vs Rayados: El primer paso para la resurrección

Por: César Casillas
Twitter: @cesarcasillas_
En busca de oxigeno y credibilidad, los Rayados visitan hoy al Santos Laguna; viejo conocido de
partidos memorables y finales inverosímiles.

 
El “Proyecto Mohamed” sobrevivió a la “tormenta perfecta” de la última semana; la directiva respaldó el trabajo del técnico, al menos por un partido más. Oportunidad invaluable para rescatar un proyecto que, en la mente de muchos aficionados, ya superó su fecha de caducidad.

 
En los últimos días, los rumores de cambios en la alineación fueron constantes, la directiva apareció y prometieron medidas para mejorar la cancha del BBVA, se declaró que están planeando las contrataciones del nuevo torneo… un control de daños tardío, como quien intenta apagar un incendio a cubetazos de agua.

 

A estas alturas, solo los resultados positivos derrotaran este fuego. Y así, después de la infame eliminación en penales del miércoles, los objetivos de estos Rayados son otros, mucho más inmediatos: el sobrevivir, el ganar cada semana, pelear el balón en cada jugada para atenuar los abucheos de muchos aficionados, quienes pasaron de la decepción a la abierta molestia.

 
Por otro lado, los hinchas que viajaron a Torreón para acompañar a Rayados, son una muestra de que el apoyo a los colores supera por mucho los nombres y apellidos que saltan a la cancha y el banquillo.
Así pues, las 6 pm de este domingo pueden marcar historia, para bien o para mal, en la institución del Monterrey. Puede ser un parteaguas en la carrera de directivos, cuerpo técnico y algunos jugadores; sin embargo, no debería serlo para la afición.
Los hinchas estamos más allá de esto. Y a pesar de que muchos insisten en ponerse encima de la playera el saco de directivo o el chaquetín de entrenador; el aliento a los Rayados, repito, no se debe regatear, condicionar, o sujetarse a un pliego petitorio.
A diferencia de muchos aficionados, yo no deseo una derrota para Rayados esta tarde. Quiero ver a mis colores ganar siempre, siempre tengo ganas de gritar gol.
Y si aquel gol de Luis Pérez en el viejo Estadio Corona nos encaminó al campeonato del 2003; este día los jugadores tendrán su oportunidad para alimentar la esperanza. Hoy en la tarde, los Rayados podrán ganar, empatar o perder. Los directivos podrán continuar el proyecto o renunciar a él.

 

Pero estas deben de ser decisiones completamente ajenas a las ganas de gritar un gol este domingo, el próximo sábado o siempre que los Rayados estén sobre el terreno de juego.