Rayados de Monterrey: Su negro panorama hacia la liguilla

Por: César Casillas
Twitter: @cesarcasillas_

Ayer domingo, Rayados sumó su cuarta derrota del torneo en la visita realizada al Santos Laguna.

Este resultado complica su pase a la liguilla y alimenta las voces de quienes piden la cabeza del cuerpo técnico, jugadores y directivos. A pesar de que se tenía presupuestada la derrota ante el líder de la Liga, los aficionados esperábamos algún destello de Rayados, algún asomo de los albiazules que arrasaron con la fase
regular del torneo pasado.

No fue así. Si bien las circunstancias, y un desvió del defensor, nos pusieron arriba en el marcador apenas al minuto 2, poco tiempo pasó para que Santos se reconstruyera y pusiera en evidencia a nuestra defensa; empataron al 27, dieron la vuelta al marcador en el minuto 40 y anotaron el tercero al arranque del segundo tiempo.

Santos estuvo cerca de pagar cara la soberbia de bajar la intensidad; un penalti cobrado
tenazmente por Nico Sánchez en el minuto 70 puso el marcador 3 a 2 y, después de eso, al menos en dos ocasiones pudimos empatar.

Esto, sin embargo, no es ningún consuelo; pues el resultado no refleja la superioridad de Santos durante el partido, de no ser por las intervenciones de Juan Pablo Carrizo el marcador hubiera sido “de escándalo”.

Si quisiéramos rescatar algo del Monterrey, sería la alineación de Juan Pablo Carrizo, la seguridad de Nicolás Sánchez al cobrar el penal, y se acabó. Todo lo demás fueron errores defensivos, desorganización, falta de entrega con jugadores trotando en el terreno de juego.

El oscuro camino hacia la liguilla Rayados se colocó en una posición complicada; un escenario en el que tiene que ganar 4 de sus próximos 6 partidos para calificar sin depender de lo que “dejen de hacer” otros equipos.

Cuatro de sus próximos seis rivales se encuentran, por el momento, debajo de ellos en la tabla; Querétaro, Pumas y Lobos visitaran el BBVA en aparente papel de víctimas, mientras que el Pachuca los recibirá en el Estadio Hidalgo.

Estos serían los juegos ganables, al menos en el papel. Sus otros dos rivales se encuentran en la parte alta; América y Tigres serán las visitas donde Rayados tendrá que demostrar si en verdad tiene argumentos para pelear el campeonato.

Así pues, el acomodo del calendario obliga a Rayados a ganar los 9 puntos siguientes (Querétaro y Pumas de local, Pachuca de visita) para aspirar a un lugar en la liguilla. De otra forma sería casi imposible.

Lejos quedaron las ambiciones de cerrar como líder del torneo, es momento de apostar fuerte y retirar las fichas de la mesa cuando la suerte nos sonría, es tiempo de “pepenar puntos” de aquí al 28 de abril, cuando concluya la fase regular con el Clásico Regio.

Me queda claro que no debería ser así, porque hay la suficiente calidad en el plantel para
conseguir mucho más que lo que estas líneas describen; sin embargo, entre la expectativa y la triste realidad, hubo cosas que se dejaron de hacer, personas que se dejaron vencer.