Rayados de Monterrey: La Pandilla se transforma

Por: Alex Hdz.

Twitter: @AlexHdz_10

Los mas de 65 goles marcados por Rogelio Funes Mori, su forma de encarar los partidos y “sudar la camiseta”, ser clave en esta formación, quizá para muchos lo hacen el jugador mas indispensable del Monterrey de Antonio Mohamed y efectivamente, si el mellizo no está, su ausencia es notoria, sin embargo, como todo en la vida, el lado bueno comienza a vislumbrarse.

 
Rayados ha optado por no cambiar su ADN de juego, su transición al ataque desde la naturaleza instintiva sigue permitiendo y teniendo como clave la inspiración de sus delanteros, la incorporación de los mediocampistas para terminar las jugadas en tiro a gol, el pase a los espacios, y la verticalidad para llegar al marco rival, son ahora los
ingredientes en la receta de este Monterrey.

 
Hoy, sin el dorsal 7 como la piedra angular en la ofensiva, Rayados recarga baterías, abre su abanico de opciones e incrementa sus posibilidades para acceder al gol, incluso, por la velocidad y “desorden” en la formación táctica al frente (durante grandes lapsos del juego vs Pachuca no hubo un delantero centro fijo), genera distracción en
los rivales a la hora de marcar o tomar responsabilidades en zona baja, especialmente si se desea marcar personal; Avilés, Pabón, Alfonso Gonzalez y Urretavizcaya lo vuelven casi imposible, gracias a su dinámica, movilidad, y manejo de ambos perfiles.

 
Aunado a esto la llegada de Celso Ortiz o Carlos Sánchez como interiores, la incorporación de los laterales Medina o Vangioni, genera un volumen de juego más alto; quizá perder a Rogelio durante estas semanas le resta el control de balón al momento de atacar, pero sin el dominio del juego directo, Monterrey ha pasado a un estilo más estructurado, con posesión y posición ofensiva, con recuperación rápida gracias a la presión media y alta, sin restarle importancia al juego aéreo (Molina, Basanta o Nico Sánchez, Montes) que bien sabemos en ataque y defensa será
determinante.

 
La Pandilla se perfila para este cierre de torneo, jugará con rivales que son ya considerados de “liguilla”, duras pruebas para validar si el equipo del turco está para pelear por el objetivo del campeonato, por lo pronto y sin Funes Mori en la cancha, Rayados pierde algunas virtudes, pero gana otras tantas y se transforma.