Rayados de Monterrey: Primera prueba superada

Por: César Casillas

Twitter: @cesarcasillas_

El empate a cero goles entre América y Rayados, la noche del sábado en el Estadio Azteca, representa más que lo que el marcador nos dice.

El ambiente que rodea al Club de Futbol Monterrey aún no es el ideal, es frágil… una burbuja de jabón que puede reventarse en cualquier momento. La comunión entre el equipo y gran parte de la afición se sostiene de alfileres, y esta virtual clasificación a liguilla no será el adhesivo que repare ese vínculo roto entre la cancha y la tribuna. Aún no.

Es por eso que un empate, jugando con un hombre menos desde el minuto 29, en la altura de la CDMX, ante el tercer lugar del torneo y colgando un cero en tu marco, deja un buen sabor de boca; porque si bien es cierto que no te ayuda a escalar en la tabla de posiciones, al menos no destruye la poca confianza que has construido en el último mes.

Independientemente del nivel colectivo mostrado, es de resaltar la actitud de los jugadores, la frialdad de la línea defensiva, la entrega de Lucas Albertengo y Avilés Hurtado. En esta temporada Clausura 2018, los destellos de genialidad se tienen que sustituir corriendo, sudando la camiseta.

El siguiente partido será contra Lobos BUAP, en la cancha del Estadio BBVA, y las estadísticas no podrían señalar más favorito a Rayados. Lobos llega como último lugar del presente torneo, casi descendido a la Primera A y con un técnico que aún no le consigue “imprimir su sello” (ni lo conseguirá), una escuadra cuya “alma” fue corrida hace unas semanas, Rafael Puente Jr.

Este sábado, sin excusas, Rayados debe amarrar su boleto a la liguilla, mejorar su diferencia de goles a favor y seguir alimentando las expectativas de la afición, quienes también debemos llegar a un nivel óptimo “de aguante” a la “fiesta grande”.

Los viajeros que alentaron en el Azteca son el mejor ejemplo. Así pues, el sábado ante el América, se superó la primera de dos pruebas que nos presenta esta recta final del torneo, la segunda se jugará el 28 de abril a las 7 de la tarde en San Nicolás de los Garza ante el rival de la ciudad, en un Estadio Universitario que, por razones obvias, merecidas y
dolorosas, será especialmente hostil durante este Clásico Regio 116.

La lógica indica que Rayados llegará clasificado a este derby, con la única presión de superar la posición de Tigres en la Tabla General.

Hasta el momento las cosas van bien, mucho mejor de lo que todos esperábamos hace mes y medio. Por lo pronto no hay drama en estas líneas, escritas desde la “zona de comfort” que nos proporciona los recientes resultados. Esperemos que la calma de estas crónicas no sea la que habita en el “ojo del huracán”, esperemos que la tormenta no se lleve, de nuevo, todo al carajo.