Rayados del Monterrey: El asalto norteño al centro de México

Por: César Casillas

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez

Con dos victorias carentes de brillantez y espectacularidad, pero ricas en recursos futbolísticos y manejo del marcador; los Rayados del Monterrey se posicionan en la parte alta de la tabla general sin siquiera haber pisado la cancha de su propio estadio en este Apertura 2018.

Los 6 puntos en las alforjas fueron arrebatados al Grupo Pachuca, en un asalto bien planeado y ejecutado al centro del país; como cuando en los westerns gringos un grupo de forajidos rompe con la paz de los pueblos, saquea sus bancos y se roba a sus mujeres.

La familia Martínez, padre e hijo, dueños del Pachuca y León respectivamente; vieron como La Pandilla les planteó un par de juegos inteligentes, mesurados y pacientes, en los que no abusaron del ataque como dogma, sino que confiaron en la calidad individual de sus jugadores para resolver los partidos y aguantar la ventaja en los marcadores.

Rayados no está al 100%, eso es algo obvio; pero precisamente por esa razón estas dos victorias son valiosas, porque fueron “botines” fuera del presupuesto que les darán la tranquilidad para irse acoplando, ajustando las posiciones, recuperando a sus lesionados.

El regreso de Funes Mori

La incógnita de si Rogelio Funes Mori retomará su buen nivel (después de la operación y su inactividad en cuatro meses) aún no se resuelve; pero al menos este domingo pudimos ver como su sola presencia le dio mayor peligrosidad al ataque rayado; fue el referente dentro del área, tuvo oportunidades de gol, provocó un penal que el árbitro no quiso marcar y coronó su actuación con un gol de último minuto aprovechando que Rodolfo Cota andaba de turista en el área rayada.

No sé si el “Mellizo” recupere su mejor nivel, pero si comprobé que Rayados lo necesita en el terreno de juego “si o si”.

Áreas de oportunidad

El Monterrey tiene muchos puntos tácticos que ajustar y algunos jugadores tienen que dar un extra para recuperar su nivel.

Jonathan Urretaviscaya, Leonel Vangioni y Jonathan González, este domingo no brillaron y la competencia interna les va a exigir un mayor compromiso.

Por el contrario, la confianza que te da tener en la portería a Marcelo Barovero es algo que no se sentía desde la salida de Jonathan Orozco; un respiro para la zaga defensiva y para la tribuna.

Los Rayados del Monterrey están dando de qué hablar en el Apertura 2018, las ilusiones siguen intactas y la exigencia de un campeonato tiene argumentos sólidos.

La hinchada de La Pandilla tenemos años peleándonos contra los caprichos del fútbol, contra la historia, contra la lógica, contra la fortuna… años de cargar estridentes derrotas.

Los que tenemos rayas tatuadas en el pecho seguiremos alentando, algunos esperaran un mejor momento y otros, de plano, abandonarán. Los invito a que este próximo miércoles y sábado regresen a casa; al estadio que, si bien nos debe un campeonato, nosotros también le debemos cánticos que le hagan cimbrar los huesos.