Rayados en la Copa MX: El primer duelo a muerte para Diego Alonso

Por: César Casillas

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez

Después de un partido inesperadamente sencillo ante Querétaro, en los Cuartos de Final de la Copa MX, los Rayados de Diego Alonso van a encarar el primer partido de alto riesgo para su nuevo proceso.

La semifinal en Pachuca es particularmente relevante por varios aspectos: es el ex-equipo de Diego Alonso, nos ganaron el campeonato en el Clausura 2016, y, acaban de sacar de la Copa MX al rival de la ciudad. Es buen momento para dar un partido memorable, para obtener un triunfo importante.

Rayados no ha dado un solo golpe de autoridad en los pocos meses que lleva el nuevo proyecto. Perdieron contra Necaxa la Supercopa MX, contra América, Chivas y Cruz Azul en liga y apenas rescataron un empate a ceros en el Clásico Regio. La Pandilla no tiene nada que presumir este semestre.

El pase a la final de la Copa MX, jugando como visitante, contra el equipo que eliminó a tu vecino; es una oportunidad dorada para que Alonso consiga “crédito” con la tribuna. Sería el primer triunfo importante en su etapa rayada.

Ante una afición harta de fracasos, escéptica y a la defensiva; un triunfo no presupuestado significa mucho.

Es una obviedad decir que el triunfo NO blindaría su proyecto. Se vendría encima una final de Copa MX, contra Cruz Azul o León, que se tiene que ganar “si o si”. Porque así están las cosas en el Monterrey… o se gana todo o se pierde todo. Ya no hay margen. No hay medias tintas.

¿Injusto? Tal vez. Diego Alonso no participó en esa historia reciente que nos convirtió en una afición voraz. Pero, al aceptar el puesto de técnico, aceptó esta nueva realidad rayada: Dirigir con “un cuchillo entre los dientes”, sin esperar una “palmadita en la espalda” cada que consiga tres puntos, o la clasificación, o llegar a una final. Aquí, eso ya no basta.

Ganar. Ganar como sea y donde sea. Levantar la Copa MX sabiendo que, al día siguiente, no nos va a saber a nada. Esa es la agridulce misión de Diego Alonso y sus jugadores. Welcome to the jungle.