Rayados de Monterrey : Otra alegría para la afición

Por César Casilla

La noche del sábado, los Rayados cumplieron dos objetivos: el primero, prácticamente amarrar la clasificación a liguilla en el Apertura 2018; el segundo, seguir fortaleciendo su vínculo emocional con la tribuna.

El frío en la ciudad contrastó con el calor en la sangre de los 22 que disputaron el partido. Monterrey sufriría una lesión más, remaba en contra de nuevo. Toluca mordía, pateaba y encaraba al árbitro, hacían su juego. Los visitantes encontraron el gol primero, entonces, Rayados y su gente se fueron al frente, con más coraje que técnica, y remontaron espectacularmente el partido con el trallazo de un canterano. Sonó el silbato y después el Corrido de Monterrey en las bocinas. La gente salió del estadio radiante, una vez más.

Con el triunfo contra Toluca se llegó a 23 puntos; con 4 partidos por jugar (uno de ellos contra Veracruz en el BBVA) podríamos decir que Diego Alonso disputará su primera liguilla con los albiazules.

Y podríamos decir también que la afición llegará entonada a la “fiesta grande”. Contra los Diablos, los presentes en el estadio alentaron a pesar de las condiciones adversas, reventaron a Rubens Sambueza hasta que salió expulsado, arroparon a los canteranos que tenían la difícil misión de suplir a 5 lesionados titulares; vaya, inclusive dejaron de abuchear a Avilés Hurtado, lo cual se agradece.

Resulta increíble como esta edición rayada, accidentada, lesionada y sin una alineación fija, ha conseguido despertar a la dolida tribuna del BBVA.

Daniel Lajud, Jesús Gallardo y “Nico” Sánchez se han ganado a la hinchada, el técnico Diego Alonso, quien en rueda de prensa se declaró “enamorado de la afición”, tuvo su momento de mayor cercanía con “la grada” durante su festejo en el gol triunfal de Lajud.

No solo son las victorias, es la entrega de los jugadores, es la dificultad para armar una alineación, es la percepción de que estos Rayados están luchando contracorriente en el torneo y, aun así, le dan alegrías a la ciudad.

Se viene el partido clave de la “Era Alonso”, la semifinal de Copa contra Pachuca. Con una alineación parchada, La Pandilla se jugará en Hidalgo el crédito que han obtenido con la afición, una apuesta que les puede traer muchos réditos, aunque también les puede poner una pesada losa sobre la espalda.

Por lo pronto, como decía Mohamed, “hay que disfrutar el camino”. Ninguno sabemos que pasará al final del torneo de liga, nadie sabe cuál equipo “dará la vuelta” con la copa. Lo único que tenemos, es el recuerdo fresco de aquel gol de Daniel Lajud, el sábado, cuando la lluvia caía tercamente sobre la cancha del BBVA y Rayados rescató una pequeña alegría para su afición.

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez