Rayados en la Copa MX: Una nueva final para cicatrizar las heridas

Por: César Casillas

El martes, Rayados hizo que a la mitad de la ciudad se le detuvieran los latidos durante fracciones de segundo que parecieron eternas. Medio Monterrey contuvo su respiración mientras una pelota recorría la distancia entre el manchón de penal y la línea de meta, justo desde que el botín de Gallardo la tocó, hasta que las pantallas nos mostraron que el balón besó la red.

Todo el entorno: semifinal de visitante, el rival que te robó una Liga, la remontada, la expulsión del ídolo, el golazo de tu canterano, la férrea resistencia de tu marco durante todo el segundo tiempo, la heroicidad de Juan Pablo Carrizo, el ataque al corazón que significó ese gol del “Chaco” al 96’, los penales… los fantasmas del fracaso. Todo esto fue el marco que embelleció el triunfo del Monterrey ante Pachuca.

Tenían que ser Juan Pablo Carrizo, Daniel Lajud y Jesús Gallardo los héroes. Nuevos nombres que intentan cambiar la historia reciente. Hombres que no cargan en sus hombros los fantasmas de aquel diciembre.

Habíamos mencionado en la columna anterior que el vínculo entre la afición y esta edición Rayada viene, en gran medida, por la emotividad de sus partidos. Bien, pues el martes en Pachuca esto se llevó al extremo, cual guion cinematográfico, La Pandilla se sobrepuso a toda clase de adversidades para instalarse en la final de la Copa MX.

Hoy sabemos que el rival del Monterrey será el Cruz Azul. Un sinodal con historia, de renombre, un adversario que, con su puro uniforme, le da más valor a esta final.

¿Cuál es la importancia de la Copa MX? Fuera de los lugares comunes de “hay que ganar todos los torneos” y “todas las finales son importantes”, la Copa MX tiene un valor ambiguo. Depende en gran parte del camino recorrido.

En Pachuca, la emotividad y el dramatismo del partido garantizaron que esta Copa MX permanezca en la memoria de todos los Rayados. Hay que culminar la gesta; vencer al histórico Cruz Azul y dar la vuelta con tu gente.

Hay que borrar con esta nueva Copa MX el mal recuerdo de la anterior, ganada patéticamente días después de perder el partido más importante de tu historia.

El futbol da revanchas y esta final de copa es una pequeña oportunidad que nos da el destino para escribir “en una nueva página”, esto, mientras esperamos la revancha real, la de liga, contra “los de amarillo”.

Una nueva final, una nueva oportunidad de recobrar la confianza. Aparentemente, esta historia fue escrita para nosotros. Un guion estructurado para que demos la vuelta, para empezar a cicatrizar heridas. Hay que ganar. Y, al día siguiente, hay olvidarnos de todo, para buscar la “otra revancha”. La de la resurrección.

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez