Rayados de Monterrey | El acrobático presagio argentino

Por: César Casillas

El miércoles, en la ida de Cuartos de final entre Rayados ySantos, la tensión del par de ceros en el marcador fue rota por una pincelada de genialidad. La espectacular chilena de Rogelio Funes Mori hizo explotar a una tribuna ansiosa de goles, de triunfos, de estrellas.

Emotivos fueron los canticos dedicados al argentino mientras la hinchada agitaba pequeñas banderas blancas;como en aquellos goles de Hugo Sánchez en el Santiago Bernabeu, como cuando en la plaza de toros, la gradería pide el indulto para un magnifico astado.    

Estoy convencido de que la virtud de esta edición rayada es la emotividad, lo he escrito ya en otras ocasiones. Esos clímax dramáticos mantienen vivo un delgado vínculo con la tribuna, un “hilo de plata” que ni siquiera la derrota en la final de Copa MX pudo romper.

Para ejemplificarlo están los aplausos hacia Avilés Hurtadoel miércoles, los inverosímiles abucheos contra el ídolo ex rayado Jonathan Orozco y la presión constante, ensordecedora, al árbitro.

La afición de Rayados, de la misma forma en que están decepcionados y exigen se corten cabezas, también apoya, aprieta, alienta cuando ve que Gallardo, Carlos Rodríguez y Pizarro se matan por la pelota. Regala generosa su canto cuando en la cancha se defienden sus colores con uñas y dientes.

Alrededor de 28,000 aficionados decidieron no castigar a Rayados en el inicio de esta liguilla y obtuvieron su premio: presenciar un gol histórico. Vivir el momento más emotivo en la era de Diego Alonso e ilusionarse con la idea de que esta chilena sea el presagio de un triunfo mucho mayor.

Una vez jugados todos los encuentros de ida, pareciera que el destino acomoda sus piezas de ajedrez para enfrentar a regiomontanos vs capitalinos. Una hipotética llave de semifinales entre América vs Rayados y Cruz Azul vs Tigres, abre la esperanza de otra Final Regia. La Pandilla necesita que sea así.

Ninguna estrella valdrá lo suficiente si no se obtiene durante el Derby Regio. Ninguna condecoración vestirá de gloria las vitrinas si no se gana durante nuestra guerra civil.

En manos de Rayados está el seguir avanzando. El ir a Torreón y hacer un juego inteligente para acceder a semifinales. El resto depende del destino, el mismo que nos guiño un ojo el miércoles… cuando nos regaló esa hermosa chilena.

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez