Rayados del Monterrey: Sin margen de error ante la grada

Por: César Casillas

Los Rayados comenzaron el torneo flotando encima de una nube… hasta el minuto 93 de su segundo partido. Entonces, se cayó la torre de cubos y habrá que volver a levantarla.

En los “juegos del hambre” del Clausura 2019, los dividendos del 5 – 0 ante Pachuca en la jornada 1 se borraron al siguiente fin de semana, en el mismo Estadio BBVA, con el empate 2 – 2 que León rescató en tiempo de compensación.

Comienza la presión. Ya sea “pidiendo la cabeza” de Diego Alonso y Duilio Davino, ofendiéndose por la “poca” contratación de refuerzos, por el ligero descuento a la cerveza en el Bar Tecate, por el escudo de Rayadas femenil, y un largo etcétera.

La realidad es que ni el primer partido fue excelente, ni el segundo fue pésimo. En otras circunstancias, habría que recordar que apenas inicia el torneo, que los refuerzos requieren de adaptación y que (por supuesto) el rival también cuenta y corre y busca ganar los partidos.

Pero no podemos. En la psicosis colectiva que padecemos los Rayados no hay terapia que ayude, no hay psicotrópico que tranquilice (ni disolviendo Clonazepam en la cerveza), no hay razones que valgan… se necesita no solo del campeonato, sino también de ganárselo al acérrimo rival. Con moño, vaya.

Los jugadores y cuerpo técnico deberán acostumbrarse a esta ansiosa realidad: La importancia o no de ganar se evaluará al final del torneo; contrario a la de perder, que se cobrará al estricto contado.

Y, mientras esperamos que los astros se alineen, se viene la jornada 3 contra Querétaro.

En lo personal, quiero ver si “Charlie” Rodríguez mantiene su sorprendente ritmo, si “Maxi” Meza acumula minutos, si se corrigen las distracciones defensivas y se recupera la puntería frente al marco.

Me gustaría ver a Leonel Vangioni y a Jesús Gallardo con la misma entrega de los dos partidos anteriores, a Avilés Hurtado con la misma hambre de gustar a la tribuna.

Poco a poco, ir viendo cómo los resultados van alejando las nubes negras, cómo los goles van llenando los huecos vacíos en la tribuna. Cómo las jornadas van cayendo como hojas arrancadas de una margarita que al final del torneo nos diera el “SÍ”. Levantar la copa.

Pero antes de todo eso, me gustaría gritar el primer gol ante Querétaro.

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez