Misión: Consolidar una nueva etapa rayada

Por : César Casillas

Ya que pasaron algunos días de nuestra resurrección, ya que revitalizados, fortalecidos, nuevos y plenos, miramos de nuevo al futuro y no nos arrastramos más en el barro del pasado; es hora de construir una nueva etapa para nosotros y nuestros Rayados del Monterrey.

Imposible hacer una crónica de lo acontecido el pasado miércoles 1 de mayo, cualquier descripción quedaría corta para narrar a los miles de rostros que gritaron el silbatazo final y gozaron de una dicha (no era casualidad) similar a la de hace exactamente seis años.

Indescriptible la pasión de La Adicción en el recibimiento a su equipo, la ceremonia de baile, cerveza y bengalas en plena avenida Las Torres.

Los jugadores rayados no tenían más opción que corresponder a esta fiesta, salir a matarse al terreno de juego ante unos Tigres erráticos y confundidos. Arrancarles la Copa de Concacaf y dejarlos tendidos, bebiéndose el coraje del segundo lugar.

Los aficionados no hicimos más que llamar, invocar, exigir al destino el campeonato que merecíamos. La copa en Final Regia que necesitábamos para poder respirar.

Hoy todo es fiesta, todo es provocación al rival, idolatría a los hombres que devolvieron el pulso a la otra mitad de la ciudad… el presente es rayado, y la misión es que siga siendo así.

Viviremos otra Final Regia Femenil, otra revancha en donde nuestros colores saldrán al campo de batalla sedientos de venganza y gloria. Con las heridas aún abiertas, las jugadoras albiazules también querrán tocar el cielo de los vencedores.

Para Rayados viene una liguilla más y, si bien es cierto que otra Final Regia luce complicada, la plantilla tiene la oportunidad de sus vidas para inmortalizarse en la historia albiazul. Poseer la liga, sumar otra estrella y forjar otra brillante etapa rayada.

Escribir sobre una “era nueva”, de victorias que seduzcan a las pequeñas generaciones, de campeonatos que los más viejos se lleven a la tumba.

Hoy, se acabó la brujería, se esfumaron los fantasmas, se rompió la maldición que nos redujo a sombras cumpliendo penitencia… hoy es el momento para arrebatarle al rival lo que nos pertenece.

Sin sutilezas, sin eufemismos ni falsas cortesías. Un grupo de jugadores orgullosos, altaneros, prepotentes y piratas deberán saltar al césped del Estadio Rayado para robarse el balón, la liga y los reflectores.

Aquí no hay lugar para mediocridades, queremos todo y lo queremos hoy… “la banda reloca ya pide la copa, pues no se conforma…”.

Twitter: @cesarcasillas_

Facebook: @cesarcasillasordonez