Estado vacío, el PRINCIPAL responsable: Los precios

Cuando se inauguró el estadio aquel 2 de Agosto de hace 4 años prácticamente TODA la afición rayada (incluyéndome) estaba optimista, feliz y con ganas de ir a ver a su equipo al estadio ¿Pero que cambió? ¿Qué pasó en esos casi 4 años que ya hay veces que ni siquiera en liguilla van más de 40000 aficionados? Muchos dirán que el aficionado ya se hartó después de ver al equipo de sus amores perder dos finales de liga y que desde ahí el estadio se empezó a vaciar, en parte eso es real, sin embargo si vas a los datos te darás cuenta que desde aquella liguilla en la que se llegó a la final vs Pachuca ya no había lleno total, y si nos vamos más adelante en fechas, se darán cuenta que en la liguilla de la final vs Tigres, en la semifinal vs Morelia específicamente, la asistencia rozó los 40000 asistentes. Para esas instancias el boleto ya costaba cerca de lo que llega a costar un boleto de liguilla actualmente.
Es ridiculo pagar ya de por sí un precio elevado por los abonos, los más caros del fútbol mexicano, y por muuucho, para después en caso de que Monterrey llegue a una hipotética final haber pagado 3000 pesos más aproximadamente (y eso sin contar a las personas que van en familia).
Este es mi caso por ejemplo, llevo yendo con mi padre al estadio desde hace 12 años,  con un abono que en el Tec costaba 3500 por cada uno.
Cuando comenzó esta nueva era en el Estadio BBVA, mi abono costaba 7000, ya era caro, pero la euforia por el nuevo estadio hizo que el público siguiera renovando, luego vinieron los aumentos del club, que parece ser que no fueron con otra intención más que con la de recuperar la inversión del estadio lo más pronto posible, actualmente el abono de mi zona cuesta 11000 pesos. Todos sabemos qué hay prioridades en la vida, y el fútbol no es una de ellas, es una locura pagar 25000-30000 pesos al año en abonos.
No digo que la gente que gaste eso esté mal, solo qué hay que entender a la que no tiene los medios paro no seguir haciéndolo, y que la principal razón de la mayoría son los altos precios, no que ya se cansó de apoyar.
La directiva sabe que los aficionados están pidiendo un llamado “refuerzo bomba”, creen que si lo traen el estadio se volverá a llenar, que todos los aficionados volverán a renovar y que la ilusión en este equipo y directiva regresará, pero con los altos precios de abonos, es muy difícil que se llene a su totalidad, por más refuerzos que se traigan nunca habrá un lleno absoluto, al menos por ahora, ya que los precios se mantendrán igual.
No renovar no te hace ni mas ni menos rayado, lo hagas o no lo hagas, sigues estando en todo tu derecho de pedir buenos refuerzos, buen trato al aficionado y por supuesto, campeonatos.
 A. Espinosa
Twitter: @Alesp_19