Un alto costo por la verticalidad

El sábado en el Azteca vimos a un Rayados sumamente prometedor durante los primeros 45 minutos, uno que por momentos trato de jugar en bloque y con la pelota en los pies, que intentó abrir la cancha e impregnar un estilo bastante agradable a su esencia futbolísitica. Y fue ese mismo Rayados el que durante los 45 minutos restantes fue bastante liviano a la defensiva y terminó por hacerse largo y fragmentarse en medio campo, provocando así que el América anotará el 3er y 4to gol de una forma que hizo ver risible a la defensiva albiazul.

El punto aquí no es tanto analizar qué pasó y por qué pasó como pasó el juego del sábado, yo vengo a hablar de una cosa que me parece sumamente absurda: los reclamos a Diego Alonso.

La decisión del técnico, con el marcador en su contra, fue sacar a un contención para meter al mejor jugador del equipo a intentar resolver el juego y se le reclamó porque ese cambió “partió” al equipo. Señores: el equipo se partió desde que inició el 2do lapso. Si hubiéramos visto un cambió de contención por contención también se le hubiera reclamado por “cuidarse de otro gol”. Nada le gusta a un sector voraz de la afición de se jacta de entender el juego mejor que los profesionales.

Paciencia, una vez más, esto va empezando y esperemos que vaya de menos a más. Se vale reclamar, pero se perdió contra el mejor roster y mejor club del país, tampoco seamos intratables.

Pd. Ojalá que Janssen rinda lo que puede rendir, porque de ser así, estará Monterrey para campeón de todo.

Paco Pérez

@paacoprz