Así, ni con Janssen, ni con Messi

Por Eduardo Shabot.

Como hace mucho tiempo no se veía, Monterrey comenzó este torneo con 2 derrotas consecutivas y se encuentra en el antepenúltimo puesto de la tabla, sin embargo, lo preocupante no es el dónde se ubica el club, sino la forma de juego tan pobre que se ha desarrollado en este par de encuentros, especialmente en el último partido contra San Luis.

La Pandilla es el equipo con mayor valor en su plantilla con 87.80 millones de euros, mientras que el cuadro potosino es el tercero más “pobre” con apenas 18 millones, pero esa diferencia no se notó ni un poco en el encuentro.

Monterrey no realizó ni un tiro a portería en la primera mitad y en la segunda terminó consiguiendo sólo uno para cerrar un partido catastrófico en todos los aspectos, mostrando un futbol que no le hace justicia al nivel de jugadores ni a la inversión generada en el equipo.

La ausencia de un hombre tan relevante sin tantos reflectores como Celso Ortiz en el primer juego, mismo caso con Carlos Rodríguez en el segundo y la confianza que se le ha dado a Maxi Meza quien aún no ha mostrado, mínimo en los partidos, tener lo suficiente para ser titular, han afectado al rendimiento de este equipo.

Es inadmisible tener a la plantilla más poderosa y cara del país y que el cambio con el que se piense cambiar las cosas sea sacar a un jugador ofensivo como Dorlan Pabón, que no tuvo su mejor día, para ingresar a un central y terminar poniendo a tu lateral, Miguel Layún en este caso, como extremo.

Hasta el momento la afición desconoce a este equipo, un equipo que sin conseguir los títulos que ya debería por el dinero gastado, se ha ganado ese lugar donde la gente, con toda razón, tiene derecho a exigir y pedir resultados desde el principio, especialmente cuando estos no se dan por falta de ideas, variantes y futbol en general dentro de la cancha.

Este mismo plantel ha demostrado en el pasado su verdadero nivel, pero lo visto en estas primeras semanas es inexplicable para muchos, pues jugando de esa forma ni la llegada de Janssen, ni la de Messi podrían cambiar las cosas.

El europeo llegará y se tomará su tiempo para acoplarse y estar al 100% antes de su debut, por lo que esperemos que el chip del equipo haya cambiado para ese momento y el holandés pueda convertirse en un generador no sólo de competencia en la delantera, sino de variantes en el esquema ofensivo.

La crítica no se realiza con el afán de querer cortar cabezas apenas en la fecha 2, sino que se hace con el ánimo de querer ver un cambio, aquel que se exige por la calidad de los futbolistas y las obligaciones de la institución, una que sabe perfectamente que el objetivo es conseguir finalmente el título de liga.

Twitter @EShabot17