90 minutos de bipolaridad en Rayados

Por César Casillas.

La noche del sábado vimos a las dos versiones de Rayados por un mismo boleto. La pirotécnica y la decepcionante, la emotiva y la desesperante.

Los Rayados de Diego Alonso dan estos bandazos bastante seguido. Lo pudimos ver hace unos meses, cuando levantaron el campeonato de CONCACAF, pero también quedaron eliminados en semifinales con un entorno idéntico.

Contra León vimos 30 minutos de pesadilla en los que se fueron abajo por dos goles. Jugadores desconcentrados, con un control de balón prácticamente amateur. Con una pésima actuación, Miguel Layún, “Maxi” Meza, Rogelio Funes Mori y César Montes validaron cada argumento “reventador”.

Pero el segundo gol del León sacudió a los norteños. Si bien es cierto que los del Bajío decidieron ceder la pelota a los albiazules para buscar el contragolpe; los Rayados se enfocaron, afinaron el toque y obtuvieron el premio de anotar antes de irse al vestidor.

Entonces, precisamente quienes decepcionaron en el primer tiempo, fueron los artífices de la remontada: Gol de Montes a pase de Layún y gol de Funes Mori a pase de “Maxi”Meza. La afición salió del Estadio BBVA sin saber cuál es verdadero nivel de su equipo.

Victoria inoportuna para algunos

La espectacular victoria del sábado cayó mal en muchos rayados que ya se saboreaban el despido de Diego Alonso.

Yo no puedo juzgar esta postura. Creo que no los hace más o menos rayados, pero es una pena que vean jugar a su equipo con ganas de verlo perder. No lo entiendo.

Diego Alonso se sacude por una semana las críticas, inyecta esperanza y compra tiempo para seguir “correteando” el trofeo de Liga; igual que Wile E. Coyote caza al Correcaminos.

Por su parte, “Funes tronco”, “Funes Muerto”, el “pecho frío” de Rogelio Funes Mori llegó a 90 goles con los Rayados, está a 6 de “Bahía” para posicionarse como segundo goleador histórico.

Esto también le duele a muchos “analistas de twitter”, quienes atacan al argentino por no anotar “goles en finales”;como si esos 90 goles no hubieran ayudado a llegar a esas instancias.

Muchos olvidan que Funes Mori tiene 28 años, y que es bastante probable que en los siguientes dos años (4 torneos cortos) anote los 31 que lo separan de Humberto Suazo. Será interesante como entonces querrán reventar al nuevo goleador histórico de Rayados. El absurdo total.

Twitter: @cesarcasillas_