El ying y el yang rayado

Por Charlie Talancón.

El yin y el yang, según el taoísmo representan la dualidad existente en cualquier faceta del universo, un concepto complicado de explicar pero fácil de ejemplificar.

Así es como vivió rayados su último partido ante el equipo de León, como un yin y yang, como una luz y sombra.

Con un primer tiempo para el olvido, en donde un pase de primaria se volvía imposible de hacer correctamente, donde una recepción de rutina parecía convertirse en un trabajo más difícil que enviar a un hombre a la luna, así fue como se presentó Rayados ante su gente.

El primer gol de la fiera fue una completa descoordinación defensiva, en donde nadie logró cortar un centro de rutina que al final terminó anidándose en el marco defendido por Marcelo Barovero, y justo cuando Rayados desplegaba un mejor futbol y merodeaba el área de Cota, un contragolpe generado por un error (que repitió) César Montes terminó sepultando al equipo.

Entonces cayó el gol 89 del Melli y como ave fénix Rayados revivió, con eso se terminó el yin de Rayados para dar paso al yang.

Y es que en el segundo tiempo, como si se hubiera cambiado de equipo los pases equivocados se cambiaron por cambios de juegos y paredes perfectas, las recepciones mal dirigidas se cambiaron por jugadas vistosas y verticales y la víctima se volvió victimario.

Como película de cine, Rayados le recetó una dosis de su propia medicina a León, dándole la vuelta al partido en un solo tiempo, voraces y con ambición, los Rayados mostraron que su yang le basta para sacar un juego adelante.

El problema es que su ying aparece cada vez más seguido y esta dualidad Rayada deja más dudas que certezas, en lo personal me gusta quedarme con el yang, con esas ganas de ganar, con esas ganas de mostrar que la dualidad es pasajera y tenemos una sola cara, la de triunfar.

Solo el tiempo nos dirá si la dualidad Rayada termina por inclinarse al lado de la luz o al de la oscuridad, pero mientras eso sucede a nosotros nos toca apoyar, como si el yang fuera a ganar la carrera.

Twitter: @CharlieTalancon.