Rayados de ABACO y Pumas de Ferreti, a través de la RG en 1993

Por César Casillas.

Recuerdo vagamente un juego contra Pumas en 1993, un primer tiempo narrado por Toño Nelli y a Don Roberto Hernández Jr. dibujando en mi mente, a través de la radio, las “acciones del complemento”. Una infantil ilusión de que, la temporada 93 – 94, iba a ser “nuestro año”.

Rayados venía de perder la final contra Atlante en el torneo anterior; esa de la tarjeta roja a Roberto Hernández, la de Verdirame haciendo un “Avilés”. La final del Tec, donde una afición hambrienta de triunfos aplaudió resignada el subcampeonato más “festejado” de la ciudad.

Pero el siguiente torneo, en la primera jornada del 93 – 94, La Pandilla del Monterrey derrotó al mismo Atlante 3 – 1, para así cobrar una pequeña, muy chiquita, revancha.

Siete días después, salió a la cancha del Querétaro y repitió la dosis de 3 – 1 a los Gallos Blancos, dirigidos por el ex rayado Carlos de los Cobos. En aquellos tiempos, y a los diez años, ganar dos jornadas seguidas tenía mucho más valor que ahora. Indudablemente.

El siguiente sábado, a las 5 de la tarde y sentado en el porche de casa de mi abuela, escuchaba a través de RG La Deportiva como el Monterrey le ganaba a Pumas en la cancha del Tec. Gritando el gol de David Patiño y lamentando que Jorge Campos (en su faceta de delantero) anotara de penal.

Al final de la transmisión (y gracias al gentil patrocinio de GARYR, sus extintores LOBO y Herramental Monterrey) la radio me regaló un 3 – 2 a favor de mis Rayados. Felicidad.

Nueve puntos de nueve, “superlíder de jornada 3”. Hugo Hernández derrotando al “Tuca” Ferreti en aquel agosto de 1993. El resumen de los goles y las mejores acciones eran religiosamente vistas en Doce Deportes con Paulino Guerrero y “Toño” Nelli; o en El juego del hombre, patrocinado por cigarros Montana.

Y yo creía que era “nuestro año”… ¿Cómo no serlo? Con Verdirame y “Tato” Noriega anunciando tarjetas de crédito y asegurando que “tu firma vale”. Con el debut de “Vaquero” Jáuregui y José Nieves Castro anotando fantásticos goles con su cañón de largo alcance. Con la “Bomba” Ruiz Díaz, Richard Tavares y “Careca” vistiendo esa playera de rayas sobrias, imponentes, elegantes; con el aún poderoso ABACO escrito al frente.

Pero, las cosas no salieron bien. La siguiente jornada se empató en León, después perdieron en Correcaminos, y así se siguieron hasta, después de 38 fechas, quedar fuera de la liguilla.
Entonces, el hoy extinto Tecos fue superlíder y, el hoy referente rayado, Víctor Manuel Vucetich los hizo campeones. El ex rayado, y muy llorado, Carlos Hermosillo terminó como líder goleador.
El torneo se fue al carajo y yo, a mis diez años, ignoraba que tendrían que pasar otros diez para que un tal Daniel Alberto Pasarella me diera la alegría que no tuve en esa temporada 93 – 94.

Twitter: @cesarcasillas_